RAMÓN

Entré en contacto con Laura a través de la terapia regresiva, su trato afable me gustó desde el primer instante. En una charla me habló de un trabajo realmente apasionante, una cuarentena sobre la educación de las emociones. ¿Una terapia de 40 días? uff !!!, pensé, que largo. Me decidí a hacerla y no me arrepiento de ello.

El trabajo me ayudó a identificar las emociones subyacentes tras años de cargas emocionales que me impedían vivir de forma plena conmigo mismo.

A través de una atención sostenida las fui identificando, aprendí a no juzgarlas ni a condenarlas, y así descubrí que era yo el responsable de ellas, era yo quien las alimentaba.

Aprendí que no son las emociones las que empobrecen la vida sino el no saber fluir con ellas. Intentar atraparlas, estancarlas a través de apegos y dependencias es lo que nos corroe por dentro.

De la mano de Laura con su apoyo constante, resolviendo dudas y más dudas, los cuarenta días me pasaron volando.

Educación de las Emociones una terapia altamente recomendable.

Laura Rovira sabe comunicarse contigo de una forma tan personal que casi te parece que estás hablando contigo mismo.

Más en esta categoría: MARÍA LUISA CATALINA PINTADO »