JOSÉ ANTONIO

El proceso de terapia me mostró que siempre hay una razón para todo, que debemos tener claro que cada persona tiene sus razones y que si cambiamos nosotros, la actitud de los otros hacia nosotros también cambiará.

En relación con mi hijo he comprendido que debo aceptar que tiene el derecho a equivocarse y aprender por sí mismo, sin que deba sentirme responsable cuando las cosas le salgan mal. A partir de ahí trato de no interferir en su vida y limitarme a opinar cuando creo que decir mi opinión no creará conflicto. Tengo que seguir mejorando, pero el cambio ha sido notable y me siento bien por ello.

Más en esta categoría: « RAQUEL BURGUES ANA MEDINA »