Testimonios terapia regresiva

RAQUEL MOLINER

Después de recibir terapia Gestalt durante dos años me di cuenta de que había cosas que aún no estaban en su sitio. Mi terapeuta me recomendó el primer libro de Brian Weiss, y me gustó tanto que me compré todos los siguientes. Definitivamente sentí que eso era lo que necesitaba. El día de la entrevista con Laura supe que muchos de mis problemas se iban a solucionar.

Leer más ...

IMMA BELTRAN

A nivel personal, donde siento que es más relevante la terapia es en el conocimiento profundo y verdadero que te aporta de ti mismo. Tanto si crees en la rencarnación como si no (yo creo firmemente en ella) como si lo ves más como una construcción del propio inconsciente, el caso es que funciona. En poco tiempo tomas consciencia tanto de los puntos ciegos que debes revisar para llegar a una mayor libertad, autonomía y plenitud personal, como de todo el potencial positivo que ya llevas dentro, a veces latente. La terapia regresiva es en este aspecto una valiosa herramienta de reconocimiento de la grandeza y el misterio del propio ser, y de la mano de Laura Rovira se convierte en un proceso natural, potente y muy terapéutico. Absolutamente recomendable.

MARIA JUAN VENTURA

Cuando empecé la terapia, me acababa de divorciar y quería tener ganas de vivir y disfrutar de la vida, porque no sabía cómo cambiar el chip de culpabilidad y tristeza que llevaba encima. Todas las parejas que había atraído hasta entonces, incluido mi ex marido, tenían el mismo perfil y mis relaciones seguían siempre el mismo patrón.

Leer más ...

BELÉN ARTIGUES

Con la Terapia regresiva he perdido el miedo a la muerte. Esto me ha ayudado en el momento de la muerte de mi padre (poco después de acabar mi proceso). Saber que siempre vamos hacia la luz y recordar la paz y la tranquilidad que yo sentí en cada ascensión hacia la luz, me ha servido para enfrentar con tranquilidad la muerte de mi padre, sabiendo que él también iría hacia la luz y confiada en que su guía lo acompañaría. Quizás estemos solos en la tierra, pero no tengo ninguna duda de que estamos acompañados de ángeles y almas.

Leer más ...

NÚRIA OTERO

Mi proceso de terapia regresiva forma parte ya de los momentos importantes de mi vida. Me ha conectado con aspectos de mí misma que era necesario escuchar y con otros que ya brillaban en mí sin saberlo; me ha hecho sentir más ligera y libre y, lo más importante, me ha abierto el paso hacia la vida que quería vivir. La humanidad, la intuición y el acogimiento de Laura me han hecho sentir acompañada y segura durante todo este camino.

RAQUEL BURGUES

Cuando empecé el proceso de terapia regresiva, no sabía quién era y lo más doloroso fue descubrir que mi persona no existía. A los treinta y siete años de vida en este cuerpo, todavía no había existido. Únicamente existían el resto de las personas que me rodeaban: familia, amigos, compañeros de trabajo… Cualquier ser o persona pasaba por encima de mí y yo no era consciente de ello.

Leer más ...

JOSÉ ANTONIO

El proceso de terapia me mostró que siempre hay una razón para todo, que debemos tener claro que cada persona tiene sus razones y que si cambiamos nosotros, la actitud de los otros hacia nosotros también cambiará.

Leer más ...

ANA MEDINA

A mis 41 años había probado muchos tipos de terapia diferentes y había hecho bastantes avances, pero sentía que iba muy lentamente y que había ciertos rasgos muy profundos que me acompañaban y que no podía desatascar en mi vida. ¡Cuánta razón tenía, nunca hubiera podido hacerlo en esta vida!

Cuando conocí a Laura, sabía que hacía terapia regresiva y siempre me habían dado respeto las terapias tan profundas y tan desconocidas para mí. Sinceramente, no creía en otras vidas. Pero iba pasando el tiempo y me iba acordando de Laura y la terapia regresiva, así que unos años después decidí iniciar la terapia. Y supe que había acertado. Laura me acompañó y me guió con mucho respeto, humanidad y amor por una parte de mí que desconocía completamente.

Leer más ...

FRANCISCA

Después de hacer un trabajo terapéutico donde había visto y solucionado una serie de problemas personales. Descubrí que aún tenía miedos, angustia... no sabía de dónde venían. Estos problemas tenían una intensidad fuerte y en mi vida actual no había un trauma lo suficientemente significativo que pudiera responder a aquella intensidad.

Leer más ...