RAQUEL MOLINER

Después de recibir terapia Gestalt durante dos años me di cuenta de que había cosas que aún no estaban en su sitio. Mi terapeuta me recomendó el primer libro de Brian Weiss, y me gustó tanto que me compré todos los siguientes. Definitivamente sentí que eso era lo que necesitaba. El día de la entrevista con Laura supe que muchos de mis problemas se iban a solucionar.

Mi padre había muerto hacía poco más de un año pero hacía 13 años que no me hablaba con él. No se portó bien ni con mi madre, ni con mis hermanos, ni conmigo. Siempre me pregunté por qué ¿Por qué a mí? Gracias a la terapia regresiva vi muchas vidas vividas con él, en situaciones muy diversas, y logré entender que mi padre vino a enseñarme la más dura de las lecciones: El perdón. Cuando ves de lo que has sido capaz en otras vidas, te vuelves más humilde y comprensivo. Empiezas a ver la vida de otra manera, sin miedo a morir, sin miedo a equivocarte, sin miedo a seguir aprendiendo. Y todo esto no sería posible sin alguien que te sepa guiar y lo más importante, sin alguien que te apoye en todas esas sesiones en las que acabas llorando y necesitas que te sostengan. Laura ha sido para mí, cómplice, guía, maestra y apoyo ante todo. Sin su paz y su amor, no habría podido sanar mis heridas. No dudéis en empezar este viaje, será el mejor de vuestra vida.

Més en aquesta categoria: IMMA BELTRAN »